Despidos masivos y sin rumbo cierto: ¿qué te pasa Microsoft?

nada

[dt_gap height=”10" /]

La noticia que hoy reproducen todos los diarios del mundo, refiere a Microsoft, pero no tiene relación con ningún lanzamiento tecnológico ni promesa de copar tal o cual nuevo mercado. Se habla de despidos. Microsoft anunció en un comunicado oficial que despedirá a 7800 empleados de su área de telefonía móvil (es decir, lo que antes era Móviles Nokia) y que además asumirá como pérdida los 7600 millones de dólares que la compañía pagó por la división de dispositivos de Nokia en 2014 (que fueron, entonces US$ 7200 millones; 5200 millones por la división, unos 2000 millones por las patentes). El gigante de los sistemas operativos ya había echado a otros 12.500 empleados que venían de Nokia, por lo que se calcula que sólo mantiene unos 4700 empleados originales de la compañía finlandesa. Esto se suma a la decisión de desprenderse de parte del grupo de mapas (que abastecía a Bing Maps) para vendérselo a Uber y a la reorganización interna en las últimas semanas que incluyó la salida de Stephen Elop, el exCEO de Nokia que definió la venta de la compañía. Hoy, Microsoft es un 20% más chico que en 2014.

¿Qué te pasa Microsoft, estás nervioso? ¿A qué se deben tantos volantazos? A veces hay que ver el inicio de todo para descubrir todo lo que se hizo de mucho y de mal.

“Lo mío son los programas”

1985, Bellevue, Washington, USA --- Bill Gates, CEO of Microsoft, holds a Windows 1.0 floppy disk soon after its release. --- Image by © Deborah Feingold/CorbisHay aspectos que están claros desde el principio. Mientras Steve Wozniak, uno de los fundadores de Apple, pasaba sus días de juventud con la máquina soldadora, trasteando con chips y fuentes de alimentación, Bill Gates odiaba cada vez que en la escuela secundaria, el profesor de física les pedía que montaran circuitos electrónicos. Para uno, la magia estaba en el hardware, es decir “en los fierros”. Para el otro, en el código. “A mí -decía Bill- toda la parte trasera del circuito me quedaba cubierta de pegotes de soldadura”, recordaba el bueno de Gates, en una entrevista con el escritor Walter Isaacson, sobre cómo odiaba ensamblar esos kits de RadioShack, en contraposición a cómo le gustaba aprender más y más Basic.

No quería perder el tiempo con “manualidades” ni aparatos; para el que sería fundador de Microsoft, el futuro estaba en la programación. Pero en definitiva, a estos dos (Woz con su amor al hard y Gates, con su obsesión por el tipear código) les ganó Steve Jobs, que supo lo que hoy sabemos todos: el futuro está en el marketing (es chiste, pero no tanto…).

 

Nerd aun antes de la palabra nerd

Gates fue un nerd antes de que alguien inventase la palabra. A tal punto, que a nadie en el mundo le cabe el término mejor que a él. Obsesivo del pensamiento lógico, amó las primeras computadoras que vio por el simple hecho de que sólo respondían a proposiciones precisas. Cuando pasaba mucho tiempo solo en su cuarto, su madre le retaba: “¡Pero Bill, qué estás haciendo!”. La respuesta era siempre la misma: “Estoy pensando; ¡algo que podrías probar hacer vos alguna vez!”. Por su rebeldía fue mandado al psicólogo precozmente, por lo que William Gates III, antes de los 12, ya estaba leyendo las obras completa de Freud.

[d[dt_gap height=”10" /]p>

post17-gates83

[dt_[dt_gap height=”10" /]

Nerd, obsesivo y ganador. No quería perder a ningún juego de cartas (su abuela era fanática del Bridge y lo convirtió en un pro de esa modalidad; y el póker y las apuestas serían su perdición en la época de Harvard) y -a pesar de sus limitadas dotes físicas- peleaba a muerte en cada torneo olímpico para niños que se disputaba en su pueblo de Seattle. Un Mascherano de los deportes y un bielsista de la táctica. Se preocupaba por leer estrategias de Napoleón, y uno de sus primeros programas para las arcaicas computadoras de los 70 fue un émulo del Monopoly. La guita también lo podía. Mientras cursaba, alardeaba entre sus compañeros, diciendo que antes de los 30 tendría un millón de dólares. Tampoco era tan bueno para predecir el futuro. A esa edad contaría 350 millones billetes de la moneda estadounidense.

Ningún gurú

Así como Gates nunca tuvo mucho gusto para el diseño y las artes (y Jobs, el jefe de Apple, lo decía cada vez que podía sacando al de lentes espesos de sus casillas), sus predicciones eran flojas de papeles. Alguna vez dijo que 640k de almacenamiento serían suficiente para cualquiera, que en el futuro (nuestro presente) usaríamos meses y paredes con pantallas por todos lados, y pensó que Steve Ballmer (su amigo experto en… comercialización) podría ser CEO de Microsoft, y aguantar a su querida empresa en el primer lugar, por encima de Google o Apple, así el propio Gates podría retirarse de la empresa que fundó y dedicarse a hacer beneficencia al Africa. Fue una suerte para los africanos, pero un desastre para la compañía que creó Windows y Office.

El grandulón de Ballmer nunca entendió qué significaba el cambio de tiempo, nunca quiso escuchar eso de la era post-pc (teoría que predijo que alguna vez habría sobre la faz de la tierra más móviles que computadoras de escritorios), y se aferró a un Windows Mobile feo, que empezó a perder peso ni bien se mostraron los encantos del primer iPhone y las maravillas de los Androids maduros. De tener casi el 90% del control de los sistemas operativos de smartphones, hoy cuentan con menos del 3%.

Hoy, todo lo malo que le pasa a Microsoft, es en parte, culpa de esta herencia de ineptitudes. Porque la empresas tecnológicas pueden fallar en descifrar el futuro; pero es imperdonable que no entiendan el presente.

[dt_ga[dt_gap height=”10" /]p>

[dt_gap [dt_gap height=”10" /] class="p1" style="text-align: justify;">Volver a las fuentes

Satya Nadella, el actual CEO de Microsoft, es mucho más inteligente al obrar que Ballmer y menos talentoso que Bill Gates, pero con su mismo arrojo. O más. No le tiembla el pulso, como ven. “Estamos cambiando de estrategia para hacer crecer un negocio de telefonía que crezca de forma independiente y poder crear un vibrante ecosistema de Windows, incluyendo nuestra familia de primeros dispositivos”, dijo tras comunicar una medida que era previsible, pero que nadie pensó que sucedería tan pronto. Microsoft despidió 7800 trabajadores, que se suman a los más de 11 mil que despidió hace poco. No dejarán de fabricar equipos, pero a partir de ahora serán mucho menos.

Es un desastre que demuestra la falta de foco de la empresa. Durante años estuvo claro que Windows era el centro de acción de la casa de Redmont. Cuando el mundo cambió, Windows no alcanzó, pero tampoco Windows más Nokia. Y entonces sucedieron todos los manotazos de ahogado que hasta hace poco seguían siendo noticia: que Windows podría desaparecer, que no va a desaparecer, pero que mejorará con Windows 10 (que no se llamará 9 como debiera, sino 10), que Windows Phone cambia de nombre y vuelve a Mobile, que desaparece Explorer y se llamará Spartan, pero que no se llamará Spartan y ahora es Edge, pero con el mismo logo de Explorer.

Como ven, falta de objetivo claro. Y es lo que Satya trata de decir en cada entrevista: Microsoft volverá al comienzo. A eso que tanto le gustaba a Bill: los programas. Hoy esto se traducen en no sólo soft, sino también nube y servicios.

Eso es lo que trata de hacer Microsoft: sacarse de encima Nokia y su caterva de celulares, sacarse de encima la falta de visión de Ballmer y enfocarse en generar programas y apps para todas las plataformas.

[dt_gap he[dt_gap height=”10" /]ass="p1" style="text-align: justify;">nadella

[dt_gap heig[dt_gap height=”10" /]s="p1" style="text-align: justify;">Qué paradoja, durante años fueron líderes absolutos, vendiendo un sistema operativo relativamente caro y deficiente para unas pc que eran en su mayoría clones asiáticos. El 29 de julio saldrá Windows 10, mucho más barato y para la mayoría de los usuarios, directamente gratis, ágil y con una performance realmente sorprendente en su etapa preliminar. Y que funcionará sobre computadoras de diseño cuidado, como las Surface y los siempre bien criticados (y cada vez más extintos) celulares Lumia. Nunca tan bien. Pero también, nunca tan tarde.

Comentarios

comentarios

Related Posts

Skype ahora nos trae una serie de filtros inteligentes para nuestras fotos
Tres formas de encontrar archivos perdidos en Windows 10
Facetime en Android
Las mejores alternativas para Facetime para que disfrutes de tus videollamadas
Steve Wozniak y Apple
Steve Wozniak (Apple) estrena su propia plataforma educativa
Microsoft Edge aterriza en las Tiendas de Google y Apple
Microsoft nos trae su propio launcher para personalizar nuestro Android