Probé el Redmi Note 3 y no quiero volver a pagar por un smartphone de gama alta

nada

[dt_gap height=”10" /]

Xiaomi es una de las marcas más importantes de China. Esta compañía fundada en 2010 posee una gran variedad de productos electrónicos que intentan cubrir distintas áreas, siendo los smartphones su interés principal, pero también desarrollando tablets, software, routers, televisores inteligentes, baterías, accesorios de iluminación, pulseras de ejercicios y cámaras de acción u hogareñas.

Creo necesaria esa introducción ya que en nuestra región decir XIAOMI no significa mucho. La empresa tiene presencia en varios países asiáticos, pero no ha desplegado mucho sus alas en América, algo que podría cambiar muy pronto.

Los productos de Xiaomi han sido reiteradamente acusados de copiar a los que vende la norteamericana Apple, y si bien esto no es un determinante en la calidad de los dispositivos, sí nos vamos a encontrar con varias sorpresas (algunas agradables) que nos recordarán al iPhone.

Tengo en mi bolsillo un Xiaomi Redmi Note 3, ó Mi Note 3 como se lo conoce en algunos países.

Primero pasemos por el escrutinio necesario para comprender con el equipo que estamos trabajando. El Mi Note 3 posee un procesador de ocho núcleos a 2.0 GHz y viene en dos versiones, una de 32 GB de almacenamiento con 3 GB de RAM, y otra de 16 GB de almacenamiento con 2 GB de RAM. No nos preocupa mucho el almacenamiento, ya que el Note 3 posee una ranura donde caben dos tarjetas SIM para dos líneas o una tarjeta SIM más una memoria MicroSD. 

La pantalla del Redmi Note 3 es un panel IPS de 5.5 pulgadas a una resolución de 1920 por 1080, lo que nos dá una buena densidad de píxeles con 403 por pulgada. La cámara es un lente de 13 megapíxeles (f/2.2), filma en Full HD (a 30 fps) y la versión frontal empaca unos decentes 5 megapíxeles capaces también de filmar en Full HD.

[d[dt_gap height=”10" /]p>

702424838_10532473997815170919

[dt_[dt_gap height=”10" /]

El smartphone posee Android 5.0 Lollipop pero está completamente rediseñado por Xiaomi, al punto que la tienda de Google y sus productos no están presentes en este equipo (cubriremos eso más adelante). Como último detalle no podemos dejar de mencionar el sensor de huella digital que el Note 3 tiene en la parte trasera (muy similar a lo que podemos ver en un equipo como el Nexus 6p). Este sensor nos sirve para desbloquear el teléfono e interactuar con apps que hayan sido diseñadas para soportar esta característica.

Dicho esto entendemos que estamos ante un equipo de gama media alta, o alta de acuerdo a como lo comparemos frente a otros aparatos. Claro que este equipo cuesta alrededor de 200 dólares, y digo alrededor porque fluctúa mucho el precio de acuerdo al país donde queramos comprarlo. Buscando en eBay podemos encontrarlo desde los 190 dólares hasta los 250.

No es un equipo caro al ponerlo al lado de un iPhone, que es un equipo con características similares al Note 3. De hecho si optamos por esa comparación el Note 3 es un smartphone muy barato.

El equipo que me facilitaron para esta demo vino directamente desde China, por lo que las opciones de idioma eran Inglés o ir a hacer un curso muy largo para poder entender lo que decía la pantalla. Opté por inglés. Aquí quiero detenerme a tomar la primera reflexión sobre estos equipos. Xiaomi no es todavía una empresa expandida en todo el mundo, por lo que sus servicios y productos tienen aún un predominio del idioma chino. Me encontré con que aún seleccionando Inglés como el idioma principal el sistema operativo en ciertas situaciones me lleva a menús que siguen estando en chino.

Cambiar el sistema operativo por uno que incluya español es posible, pero al hacerlo se pierde la funcionalidad de huella digital, además de poder causar ciertos problemas de conectividad con el Bluetooth y la WiFi, por lo que conservarlo en inglés me pareció la mejor opción.

[dt_ga[dt_gap height=”10" /]div id="attachment_42653" style="width: 1135px" class="wp-caption aligncenter">note3chino

El soporte para idiomas es el gran agujero en el ecosistema de Xiaomi.

[dt_gap [dt_gap height=”10" /]Una vez que completamos el asistente de bienvenida vamos a encontrarnos con la primera sorpresa: no parece ser Android. El sistema operativo está repensado por completo desde Xiaomi, de hecho ni siquiera lo llaman Android ellos, se lo conoce como “MUI”. Este teléfono posee la versión 7 de ese software. Yo lo sigo llamando Android 5.0.

Que la interfaz gráfica esté tan evidentemente asemejada a iOS no es un problema en mayor parte, pero si define el amor u odio por este producto. Quienes vengan de un iPhone se van a encontrar con que Xiaomi les hizo la vida mucho más fácil para pasarse a Android. La disposición de los menús, la elección de los íconos, las animaciones y tamaño de los objetos así como la diagramación de los cuadros de diálogo nos recuerda ineludiblemente a la plataforma de Apple.

[dt_gap he[dt_gap height=”10" /]id="attachment_42654" style="width: 921px" class="wp-caption aligncenter">La interfaz de MUI se asemeja notablemente a la del iPhone.

La interfaz de MUI se asemeja notablemente a la del iPhone.

[dt_gap heig[dt_gap height=”10" /]a si el usuario viene de Android la historia cambia. No es difícil adaptarse. Con un poco de ingenio volvés a reaprender algunos detalles que lo hacen diferente, pero puede que quien busque una experiencia más “Android puro” se encuentre con un par de dolores de cabeza.

¿Qué cambia que pueda ser tan molesto? Yo no diría que es molesto, solo es diferente. Por ejemplo al presionar el botón de las tres rayas que en todo dispositivo Android está a la izquierda, en lugar de abrirse un menú contextual o cinta de opciones de la app en curso estaremos accediendo al intercambiador de apps, que nos permitirá cambiar de programa fácilmente o cerrarlos todos. No, el carrusel que hace famoso al multitasking de Android desde Lollipop no está presente en este sistema operativo.

Al realizar ciertas operaciones el sistema solicita autorización del usuario, como por ejemplo conceder datos a las apps.

Al realizar ciertas operaciones el sistema solicita autorización del usuario, como por ejemplo conceder datos a las apps.

A esto se le suma una capa de seguridad que es propia de este equipo y que no encontramos en Android. El Note 3 viene con una app llamada SECURITY donde Xiaomi integra todas las áreas de mantenimiento del equipo. Podemos limpiar la caché de las aplicaciones así como temporales de descargas. También controlar el uso de datos, las apps o servicios que pueden iniciar de forma automática con el sistema, la lista de bloqueos de mensajes o correos, y el estado y optimización de la batería entre otros.

Me gusta esta adición de Xiaomi, creo que ayuda muchísimo a los principiantes que la seguridad, privacidad y mantenimiento del sistema operativo esté integrado en una misma app muy simple para que la pueda comprender cualquiera. Lo único que me resulta molesto es una especie de firewall o protección adicional que tiene el sistema que nos mostrará una pantalla negra con una advertencia cada vez que una nueva app quiera acceder a nuestros datos, contactos o utilizar la SIM card. Todo sea en nombre de la seguridad de los usuarios.

No me gusta para nada la tienda de aplicaciones. No tengo en claro si es por cuestiones legales en China que el sistema operativo de Xiaomi no posee los servicios de Google Play. Esto quiere decir que no tenemos el ícono de la tienda de Google, ni el de Gmail, ni el de Google Maps, ni ninguna de esas aplicaciones pre instaladas en todo smartphone Android. Tenemos una tienda propia del fabricante donde encontramos las mismas apps, por lo que no hay que tener miedo en este aspecto, no nos perderemos de agregar Tinder, Facebook e Instagram. El problema es que muchos elementos de esta tienda ni siquiera están disponibles en Inglés, y verla en chino hace imposible su utilización.

¿Cómo se soluciona? Se puede instalar Google Play y los servicios de Google para restituir la tienda de apps que todos conocemos y amamos. No es complicado, este tutorial me ayudó muchísimo.

La velocidad general del equipo es muy buena. Esos potentes núcleos del CPU y los 3 GB de RAM se notan al realizar casi cualquier cosa. No he tenido cuelgues, demoras ni detención de las animaciones o apps al exigir al smartphone. El Note 3 Sabe como administrar muy bien sus recursos sin necesidad de castigar a la batería por ello.

Hablando de la batería, con sus 4000 mAh es difícil vaciarla en un día. Soy de usar intensivamente el smartphone, y a las 11 de la noche seguía con un 32% de autonomía disponible.

La cámara de fotos es buena. No me volvió loco. Creo que equipos como el Samsung Galaxy S5/S6, el iPhone 5S/6 y el LG G4 tienen notablemente mayor detalle al disparar, así como calidad durante las filmaciones Full HD, que en este equipo son tan solo de 30 cuadros por segundo cuando en un dispositivo superior podemos saltar rápidamente a 60, pero creo que la comparación en este caso sería muy injusta, ya que un Galaxy S6 o un iPhone son equipos de 650 dólares, y un Mi Note 3 pisa los 200. La cámara es buena. No te va a decepcionar en lugares con buena iluminación, pero no esperes resultados geniales de noche.

[dt_gap height[dt_gap height=”10" /]s="newsstand-shortcode-wrapper">

[dt_gap height=[dt_gap height=”10" /]so de la pantalla creo que para ser un panel IPS Xiaomi ha logrado una buena calidad de color, con tonos bien saturados para que todo sea más “vivido”. El brillo se puede llevar a un mínimo agradable para leer de noche. También me encanta que a nivel software hayan incluido la posibilidad de que la pantalla cambie la tonalidad de ser necesario, haciendo más amigable para la vista el uso del smartphone.

Al igual que la mayoría de los fabricantes Xiaomi incluye un montón de apps inútiles de fábrica, pero al menos el Redmi Note 3 nos permite desinstalarlas (¿Estás leyendo Samsung? DE-SINS-TA-LAR-LAS).

El sensor de huellas es una de esas cosas que hace que nos enamoremos de un equipo y pasen los años y lo recordemos con cariño. Este smartphone tiene al igual que el nuevo Nexus de Google, el sensor de huellas digitales en la parte trasera, por debajo de la cámara. Es una posición excelente para agarrar el equipo y con el índice alcanzar el sensor. Te olvidás que está ahí, pero siempre lo necesitás usar. Funcionalmente es ultra rápido el componente. A penas con tocarlo ya estamos dentro de la interfaz desbloqueada. La pantalla se enciende sola si el usuario accede al sensor.

[dt_gap height=”[dt_gap height=”10" /]="aligncenter wp-image-42650 size-large" src="http://soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/702228018_18277886198942245430-1024x576.jpg" alt="702228018_18277886198942245430" width="1024" height="576" srcset="http://elnueve.soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/702228018_18277886198942245430-1024x576.jpg 1024w, http://elnueve.soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/702228018_18277886198942245430-300x169.jpg 300w, http://elnueve.soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/702228018_18277886198942245430-768x432.jpg 768w, http://elnueve.soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/702228018_18277886198942245430.jpg 1280w" sizes="(max-width: 1024px) 100vw, 1024px">

[dt_gap height=”10[dt_gap height=”10" /]otivos para amarlo…

Es un equipo muy rápido, que sostiene una performance ideal para que la experiencia de uso del sistema no se opaque en cuelgues y demoras de las apps, cosa que no pasa en el Note 3.

Está muy cuidado el diseño. Similar a Apple o no, el aparato logra facilitar mediante el software esas cosas que los usuarios normalmente encuentran confusas, como los controles de privacidad y las opciones de seguridad más importantes, que no siempre se destacan en las implementaciones de Android de otros fabricantes.

El sensor de huellas es genial. Funciona de maravilla y nunca más vas a tipear un código. Es muy similar al que podemos encontrar en el iPhone 6S (en cuanto a velocidad de respuesta). Su configuración es muy simple y a diferencia del TouchID de Apple este sensor permite guardar los datos de las huellas de los 10 dedos, y no solamente 5 como en el iPhone.

¡Y cuesta 200 dólares!

[dt_gap height=”10[dt_gap height=”10" /]igncenter wp-image-42652 size-large" src="http://soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/803703391_7713026865767665306-1024x576.jpg" alt="803703391_7713026865767665306" width="1024" height="576" srcset="http://elnueve.soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/803703391_7713026865767665306-1024x576.jpg 1024w, http://elnueve.soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/803703391_7713026865767665306-300x169.jpg 300w, http://elnueve.soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/803703391_7713026865767665306-768x432.jpg 768w, http://elnueve.soytecno.com/wp-content/uploads/2016/02/803703391_7713026865767665306.jpg 1280w" sizes="(max-width: 1024px) 100vw, 1024px">

[dt_gap height=”10″ [dt_gap height=”10" /]os para odiarlo…

La interfaz está muy intencionalmente copiada del iPhone, y por ejemplo todas las apps de la pantalla del inicio están sobre el escritorio (al igual que en iOS). No tenemos un cajón de apps de donde acceder a la lista completa, por lo que se pierde mucho tiempo ordenando todo. Esto igualmente puede solucionarse instalando Google Now Launcher desde la tienda Play. Al hacer esto recuperamos una interfaz mucho más similar a la de los demás smartphones Android. Destaco que Xiaomi aquí cuenta con una ventaja: el celular es mucho más amistoso para tentar a los usuarios de iOS a probar Android.

La tienda de apps de Xiaomi es un problema debido a que tiene la mayoría del contenido en chino, haciendo que sea muy difícil encontrar apps de las que no recordamos el ícono. Recomiendo instalar los servicios de Google Play inmediatamente después de configurar el smartphone por primera vez.

Aún teniendo configurado el Note 3 en inglés (y defendiéndome bastante bien con este idioma) suelo encontrarme con menús y opciones en chino, algo que la empresa debe resolver urgentemente si quiere tener éxito en América del Norte y del Sur.

[dt_gap height=”10″ /][dt_gap height=”10" /]arriba o pulgar abajo?

Pulgar arriba, definitivamente. A mitad de camino entre iOS y Android Xiaomi intenta ofrecer lo mejor de dos mundos. Lo logra aunque con visibles falencias, especialmente en el soporte para idiomas. Aún así este es un smartphone que posee un procesador que no decepciona, una buena pantalla, excelente autonomía de batería, un sensor de huellas que lo distingue de otras ofertas económicas en Android y encima cuesta menos de la mitad de un iPhone o un Galaxy S6.

¿Alguien me explica que hacemos todavía pagando smartphones de 700 dólares?

 

 

 

Comentarios

comentarios

Related Posts

Solicita la devolución de tu dinero en Facebook Marketplace
Placest
Ahora con Placest podrás tener tus restaurantes favoritos en un mapa
navidad
Disfruta de los mejores tonos de navidad con esta gran aplicación
Aplicaciones de Apple 2017
Las mejores aplicaciones y juegos 2017 según Apple
YouTube Rewind 2017, esto fue lo mejor del año para Google
¡Alerta! El celular en la cama es más perjudicial para tu salud de lo que te imaginás