Cómo mejorar la potencia de la señal de WiFi en casa

nada

Vivo en un departamento que tiene tan solo una habitación, una pequeña cocina y un baño. En total, de largo, debe haber unos 10 metros, sin embargo la red Wireless no llega desde donde está el módem hasta donde uso mis dispositivos. Esta es la representación gráfica del “agujero negro” que yo suelo bromear existe en mi casa: 

 

redcasa

Sé que no estoy sólo, este es el problema que mucha gente tiene, ya sea grande o chico su hogar. Existen muchos factores que hacen a una mala señal inalámbrica. Y vamos a enumerar algunos de los más comunes, para que desde un principio los tengas en cuenta:

 

  • Cañerías de plomo y metales: el metal es un enemigo declarado de cualquier red inalámbrica. Si tenés un mueble o estructura metálica entre tu router wireless vas a perder potencia en la señal, siempre. Muchas casas, particularmente las que son construcciones antiguas, tienen cañerías de plomo, y son el peor caso posible. El plomo aísla casi por completo la señal del router, causando que no pueda extenderse más que unos metros.
  • Techos de losa: si tu casa tiene dos pisos probablemente el primer problema que tengas con la red inalámbrica será que la losa del techo está anulando la capacidad de la antena de transmitir su señal al siguiente nivel de la vivienda.
  • Cantidad de redes en el mismo canal: cuando nuestro proveedor de Internet o técnico configura el módem / router que tenemos instalado la red se establece en un canal, el canal viene a ser una de las frecuencias de comunicación que puede utilizar el aparato para comunicarse con las computadoras, tablets y celulares. Mientras más redes (de vecinos) utilicen el mismo canal de comunicación es probable que algunas señales inalámbricas “choquen” con otras causando interferencias.
  • Ubicación del router: saber ubicar el módem o router que emite la señal WiFi es crucial para que obtengamos el mejor alcance posible. Ponerlo escondido dentro de un mueble o en el piso es la peor idea posible.

 

¿Qué hacemos?

Primero establezcamos que clase de módem o router inalámbrico tenés. Si tu proveedor te dio un módem WiFi cuando instalaste el servicio de Internet es una cosa, ahora si vos compraste en una tienda de informática o comercio de electrónica tu propio router es otra. Los módems WiFi que nos dan las empresas de Internet son equipos que no están preparados para un manejo inalámbrico significativo, y algunas veces no importa lo que hagamos simplemente no es suficiente la señal.

Sea cual sea el aparato que tengas (propio o entregado por el proveedor) tratá de ver la posibilidad de ubicarlo en el lugar más central de la vivienda, es decir, desde donde quede a la misma distancia para todos los lugares donde vos quieras que llegue la señal. A veces esto no es posible debido a que el cable de Internet llega hasta cierto punto, pero es una opción pedirle a la empresa que te cambie de lugar la conexión (consultá cuanto cobran por hacerlo, caso contrario podés contratar un técnico particular).

Lo segundo es la altura, mientras más alto esté el módem o router inalámbrico mejor. La señal se distribuye de manera más eficiente si no tiene nada que la corte, como mesas, sillas, personas, muebles, etc. Si podés subirlo, hacelo.

 

Comprar un router potente

Si ya intentaste esto y no hay caso una opción será comprar un router que tenga mayor potencia. En una tienda de electrónica te van a poder asesorar pero tené en cuenta que los routers inalámbricos no son (aún) equipos que te pueda ser simple instalar a vos solo/a, probablemente necesites pedirle a un técnico que visite el lugar para hacer las configuraciones pertinentes.

Te vas a encontrar con routers que dicen algo como 54 Mbps, 150 Mbps o 300 Mbps. Esos son los megabits por segundo que puede transferir el aparato a los demás dispositivos que estén conectados a la red. Si, mientras más alto el número mejor.

Buscá también routers que se distingan por tener mejor alcance, como los de tres antenas por ejemplo o aquellos que soporten “rango extendido” (lo podés llegar a ver como Extended Range).

Explicale a la persona que te atienda tu situación y como está diagramada la propiedad donde lo vas a instalar. Sobre todo consultá la posibilidad de cambiar el aparato si no llega a ser suficiente. ¿Por qué? Porque tal vez necesites un Access Point

 

Considerá la posibilidad de un Access Point

Se conocen como tales y en español es simplemente “punto de acceso”. Parecen un router común y corriente pero no lo son. Son unos aparatos más básicos pero que cumplen una función muy importante: extender una red hasta donde no hay señal.

¿Cómo funcionan? Si ya intentaste con un buen router y la señal no llega hasta las habitaciones o lugar de la casa donde quieras conexión un Access Point puede cumplir con la tarea de extender el rango del primer router o módem.

La mayoría de los Access Point requieren que se pase un cable de red desde el primer módem hasta dónde irá finalmente el aparato, pero existen algunos (más caros) que tienen la posibilidad de repetir una señal que toman de manera inalámbrica, sin necesidad de utilizar cables. En cualquiera de los casos vas a necesitar que un técnico se encargue de realizar este trabajo.

 

Probá con un repetidor eléctrico

Si bien son caros ya que es una tecnología relativamente nueva, tenés la posibilidad de adquirir unos repetidores de red que toman la señal del módem y la pasan a la red eléctrica, pudiendo instalar un receptor en cualquier punto de la casa y obtener acceso a Internet.

 

No te olvides de los básicos…

Hay otras cosas que pueden estar pasando y que no tengan nada que ver con la señal de tu red inalámbrica. Siempre controlá el alcance con las barra que tanto Windows como Android reportan al conectarse a una WiFi.

Intrusos que consuman el ancho de banda: si la red llega bien pero en todos lados vos notás que anda lento asegurate que nadie esté colgado de tu wireless. ¿Tiene clave? Nunca deberías dejar sin contraseña el acceso a tu WiFi.

¿No será la compu no? A veces las personas confunden muy lógicamente sus problemas de acceso a Internet con lo de la propia computadora. Asegurate que la máquina no tenga virus o spyware que puede ser el causante de muchos problemas para navegar.

El canal puede estar saturado: todos los routers y módems transmiten en una frecuencia conocida como canal. Por lo general los aparatos comunes soportan del canal 1 al 10 y la mayoría vienen configurados en 6. Si todos los módems WiFi de tus vecinos cercanos están en canal 6 es posible que haya interferencias entre todas las redes. Cambiar de canal a uno más alto puede llegar a mejorar tu alcance. Si tu módem wireless te lo dio el proveedor seguramente podés llamar y pedirles que cambien de canal tu red y hacer la prueba.

Ojo con la frecuencia de transmisión: hoy día la mayoría de aparatos se comunican en una frecuencia de 2.4 GHz, pero ya existen dispositivos de red, smartphones y PC que soportan transmisiones a 5 GHz. Cuando vayas a comprar un router inalámbrico mencionale este tema al vendedor, probablemente hoy día necesites un aparato que transmita en 2.4. Si tu notebook o smartphone trabaja en esta frecuencia pero tu router en 5 GHz simplemente nunca verás la red inalámbrica.

 

Comentarios

comentarios

Related Posts

Ahorrá dinero: ¿Cómo configurar Android para hacer llamadas por WiFi?
¿Cómo protegerte del fallo en las redes WiFi?
Cómo hacer para que tu smartphone tenga carga inalámbrica
Este es el truco de Facebook para encontrar Wi-Fi gratis
Utiliza las mejores herramientas para verificar tu conexión a internet
Comprueba la seguridad de tu red WiFi con WPSApp